¿Cómo hago para bajar el prepucio?

¿Cómo hago para bajar el prepucio?

¿Es necesario retirar el prepucio?

La parafimosis es una de las pocas urgencias urológicas que se pueden encontrar en la práctica general.1-3 Es una condición en la que el prepucio, una vez retirado, vuelve a su posición original. La parafimosis sólo se produce en varones no circuncidados o parcialmente circuncidados. La parafimosis debe distinguirse de la fimosis, una afección no urgente en la que el prepucio no puede retraerse.

Si no se trata, la parafimosis puede tener consecuencias graves. La vigilancia para devolver el prepucio a su posición natural tras la manipulación del prepucio es la clave para prevenir la parafimosis. Cuando se sospecha de una parafimosis, debe obtenerse una consulta de urología para una rápida evaluación y tratamiento.

La causa de la parafimosis suele ser iatrogénica; la afección se produce con frecuencia tras un examen del pene, un sondaje uretral o una cistoscopia. La parafimosis suele producirse tras la colocación de una sonda de Foley. Durante la inserción de una sonda uretral, el prepucio se retrae para preparar y cubrir el glande del pene. Tras la inserción de la sonda, el profesional puede no devolver el prepucio retraído a su posición normal.

¿Cómo puedo reducir mi prepucio sin cirugía?

En este enfoque de tratamiento conservador (no quirúrgico), se aplica una crema de esteroides en la punta del prepucio dos veces al día durante un periodo de cuatro a ocho semanas. La crema con esteroides facilita el estiramiento de la piel. Después de dos semanas, el niño o sus padres pueden empezar a intentar estirar gradualmente el prepucio una vez al día.

¿Se supone que el prepucio debe bajar?

Con el tiempo, el prepucio debe retraerse lo suficiente durante la micción para ver el meato (el orificio por donde sale la orina). Esto evita que la orina se acumule bajo el prepucio y pueda causar una infección. Mientras el prepucio no se retraiga fácilmente, sólo hay que limpiar la parte exterior.

¿Qué ocurre si el prepucio no se retrae?

¿Qué es la fimosis? La fimosis es una afección en la que el prepucio no se puede retraer (tirar hacia atrás) de la punta del pene. El prepucio tenso es habitual en los bebés varones que no están circuncidados, pero suele dejar de ser un problema a los 3 años. La fimosis puede producirse de forma natural o ser el resultado de una cicatrización.

Fimosis

La restauración del prepucio es el proceso de expansión de la piel del pene para reconstruir un órgano similar al prepucio, que ha sido eliminado por la circuncisión o por una lesión. La restauración del prepucio se realiza principalmente estirando la piel residual del pene, pero también existen métodos quirúrgicos. La restauración crea un facsímil del prepucio, pero los tejidos especializados eliminados durante la circuncisión no pueden recuperarse. La regeneración real del prepucio es experimental en este momento. Algunas formas de restauración implican sólo una regeneración parcial en casos de corte alto en los que el circuncidado siente que el circuncidador ha quitado demasiada piel y que no hay suficiente piel para que las erecciones sean cómodas[1].

En el mundo grecorromano, los genitales intactos, incluido el prepucio, se consideraban un signo de belleza, civismo y masculinidad[2]. En las sociedades griegas y romanas clásicas (siglos VIII a.C. a VI d.C.), la exposición del glande se consideraba repugnante e impropia, y no se ajustaba al ideal helenístico de desnudez gimnástica. [Los hombres con prepucios cortos llevaban el cinodesmo para evitar la exposición[3]. Como consecuencia de este estigma social, entre algunos judíos de la Antigua Roma (siglo VIII a.C. a siglo V d.C.) se practicaba una forma temprana de restauración del prepucio conocida como epispasmo[4].

Cómo retraer el prepucio en adultos

El pene, el órgano reproductor externo del varón, consta de dos partes: el cuerpo y la cabeza (llamada glande). Todos los niños nacen con un prepucio, una capa de piel que cubre el cuerpo y el glande. Algunos niños son circuncidados y se les quita la piel que cubre el glande. Otros niños no son circuncidados, dejando la piel que cubre la punta del pene.

En un niño no circuncidado, el prepucio comenzará a separarse gradualmente del glande del pene. A medida que esto ocurre, puede notar que un material blanco y cursi llamado esmegma (formado por células de la piel que se desprenden a lo largo de la vida) se desprende entre las capas de la piel. También puede ver que se desarrollan “perlas” blancas bajo las capas fusionadas del prepucio y el glande. Estos no son signos de una infección o un quiste.

Cuando el prepucio se separa del glande del pene, se puede tirar hacia atrás (retraer) para exponer el glande. La retracción del prepucio puede ocurrir inmediatamente después del nacimiento, o puede tardar varios años. Algunos niños pueden retraer el prepucio a partir de los 5 años, pero otros no pueden hacerlo hasta la adolescencia.

Cómo retraer el prepucio de forma natural

Todos los días de tu vida vas a sentir algún tipo de dolor. Una rodilla magullada por aquí, una astilla por allá; normalmente no es nada de lo que preocuparse. Pero cuando hay dolor en o alrededor de tu prepucio, nunca debes dejarlo de lado.

El dolor o las molestias en o alrededor del prepucio casi siempre indican que debes acudir al médico. La causa puede ser cualquier cosa, desde la balanitis (hinchazón o inflamación de la cabeza del pene) hasta la parafimosis (cuando el prepucio se atasca detrás de la cabeza del pene), y los síntomas pueden ir desde un prepucio tenso hasta picores y erupciones. Estos problemas no suelen solucionarse por sí solos, por lo que, si no se tratan, pueden convertirse en un problema continuo.

Lavar el pene y el interior del prepucio (tirando suavemente del prepucio hacia atrás) a diario es un paso importante para mantener una buena higiene genital y puede ayudar a prevenir la inflamación y la infección. No utilices jabones fuertes ni productos químicos, el agua tibia suele ser suficiente.

Con la balanitis, la cabeza del pene estará dolorida o sensible, y puedes experimentar otros síntomas como picor, sarpullido, enrojecimiento, hinchazón o secreción. También es posible que no puedas retraer el prepucio.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad