¿Cuántas veces se puede renovar un contrato de trabajo?

¿Cuántas veces se puede renovar un contrato de trabajo?

Ejemplo de contrato de duración determinada

Un contrato de trabajo de duración determinada es similar a un contrato de trabajo permanente.  La diferencia es que el contrato de duración determinada estipula una fecha de inicio y una fecha de finalización. La duración del contrato se especifica claramente entre el empresario y el trabajador.

El contrato estipulará que “Al cumplirse (indicar la fecha de finalización) el presente contrato de trabajo se extinguirá, y la relación laboral entre el trabajador y el empresario cesará”. El contrato también puede terminar “cuando se produzca un acontecimiento concreto o hasta que se haya completado una tarea determinada”.

No está prohibido que un empresario renueve un contrato de duración determinada. Es aceptable una o, como máximo, dos veces. Sin embargo, si un contrato ha sido prorrogado por tercera o cuarta vez, el empleado tiene ahora lo que se conoce como “derecho de expectativa”.

Esto significa que el empleado tiene ahora el derecho a esperar que esa situación continúe, y que su contrato sea renovado. Si no es así, y el empleado es despedido, hay motivos de peso para llevar al empresario ante la CCMA por despido improcedente.

¿Cuántas veces se puede renovar un contrato de duración determinada en Sudáfrica?

Aunque un contrato de duración determinada puede ser por cualquier periodo de tiempo, la LRA implementó un umbral de 205 433,30 R por año, y un periodo máximo de tres meses. El empresario solo podrá renovar este contrato más allá de los tres meses si existen razones justificadas.

¿Qué ocurre al final de un contrato de duración determinada?

Finalización y renovación de un contrato de duración determinada. Los contratos de duración determinada suelen terminar automáticamente al llegar al punto de finalización acordado, por lo que no es necesario que su empleador le dé un preaviso. Sin embargo, la empresa debe actuar de forma justa y seguir el procedimiento de despido si es necesario.

¿Cuál es la diferencia entre un contrato indefinido y uno de duración determinada?

El empleo permanente ofrece una seguridad laboral que los contratos de duración determinada no pueden ofrecer. Cuando se tiene un empleo permanente, el contrato no finaliza en una fecha determinada. Este tipo de seguridad laboral no es negociable para muchos, especialmente para quienes tienen grandes compromisos financieros, como una hipoteca.

El contrato de trabajo ha expirado pero sigue trabajando

Los contratos de duración determinada ofrecen a los empresarios una forma flexible de contratar personal. A veces un empresario necesita cubrir un puesto de trabajo durante un periodo temporal; por ejemplo, puede tener una empleada que va a estar de baja por maternidad. O puede tener un proyecto que dure unos meses y necesite apoyo especializado.

Los contratos de duración determinada pueden ofrecerte un trabajo que quizá no puedas encontrar con un contrato permanente. Por ejemplo, si eres desarrollador de software, un contrato de duración determinada podría ser la única forma de trabajar con un lenguaje de codificación que te guste.

Puedes centrarte en las funciones que se te dan bien, sin la presión de pasar a puestos directivos más altos. Además, si estás seguro de que encontrarás nuevas funciones con facilidad en el futuro, te ofrece la libertad de pasar largas temporadas sin trabajar.

Si pasas un largo periodo de tiempo con un contrato de duración determinada, puede cambiar la forma en que los reclutadores miran tu CV. Es posible que asuman automáticamente que estás buscando puestos de trabajo a corto plazo o con contrato fijo, aunque estés buscando algo permanente.

Motivos de los contratos de duración determinada

Cualquier empleador que haga uso de contratos de duración determinada debe revisar sus políticas y prácticas, especialmente cuando los empleados ganan menos de R205 433, 30 al año y los períodos del contrato junto con cualquier renovación superan los tres meses.

En “The Labour Relations Amendment Act, 2014 and non-standard Employment” tratamos algunas disposiciones y conceptos generales que son importantes para entender las enmiendas en su conjunto. Entre ellos, el concepto de empleo atípico, la evitación y las razones justificadas para un trato diferente. En “La Ley de Enmienda de las Relaciones Laborales de 2014 y el empleo atípico: The Use of Labour Brokers” revisamos el uso de los intermediarios laborales.

“El despido” se define para incluir la situación en la que un empleado espera razonablemente que el empleador renueve un contrato de duración determinada en las mismas o similares condiciones, pero el empleador ofreció renovarlo en condiciones menos favorables, o no lo renovó. (Las modificaciones amplían ahora esta situación al hecho de que el empresario no satisfaga la expectativa del trabajador de que se le mantenga con carácter indefinido).

Beneficios del contrato de duración determinada

Cuando ha habido una serie de contratos de duración determinada y la renovación es una mera formalidad, la Comisión de Trabajo Justo puede mirar más allá de los términos del contrato para ver la realidad de la relación laboral[6].

El mero hecho de que un empleador haya decidido no ofrecer un nuevo contrato de trabajo al término de un contrato de duración determinada que representa un verdadero acuerdo de las partes para que la relación laboral finalice a más tardar en una fecha determinada no constituirá por sí mismo una terminación por iniciativa del empleador[7].

Sin embargo, cuando el contrato de trabajo tiene una duración contractual definida pero no muestra un acuerdo de que la relación laboral finalizará cuando el plazo expire (como en la situación D’Lima[8] de una serie de contratos tipo de corta duración), la decisión del empresario de no ofrecer un nuevo contrato puede convertirse en una consideración relevante para determinar si ha habido una terminación por iniciativa del empresario[9].

La demandante estaba empleada con un contrato de trabajo con una duración de 5 años, renovable por acuerdo. El contrato contenía una cláusula que permitía la rescisión durante la vigencia del mismo mediante preaviso, pero sólo en caso de incumplimiento por cualquiera de las partes. Se consideró que no se trataba de un derecho de rescisión amplio o incondicional durante la vigencia del contrato y que, por tanto, se trataba de un contrato de duración determinada.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad