¿Qué es la ludopatía y cómo se cura?

¿Qué es la ludopatía y cómo se cura?

Trastorno del juego

TratamientoEl tratamiento de la ludopatía puede ser un reto. Esto se debe en parte a que a la mayoría de las personas les cuesta admitir que tienen un problema. Sin embargo, una parte importante del tratamiento consiste en trabajar para reconocer que es un jugador compulsivo.

Si su familia o su empleador le han presionado para que vaya a terapia, es posible que se resista al tratamiento. Pero el tratamiento de un problema de juego puede ayudarle a recuperar la sensación de control y, posiblemente, a sanar relaciones o finanzas dañadas.

El tratamiento de la ludopatía puede incluir un programa ambulatorio, un programa de hospitalización o un programa de tratamiento residencial, dependiendo de sus necesidades y recursos. Los tratamientos de autoayuda, como los programas estructurados en Internet y las visitas telefónicas con un profesional de la salud mental, pueden ser una opción para algunas personas.

Prevención de recaídasIncluso con tratamiento, es posible que vuelvas a jugar, especialmente si pasas tiempo con personas que juegan o estás en entornos de juego. Si cree que va a empezar a jugar de nuevo, póngase en contacto con su proveedor de salud mental o patrocinador de inmediato para evitar una recaída.Más información

¿Qué es la ludopatía?

La Asociación Americana de Psiquiatría define la ludopatía como la presencia de 5 o más de los siguientes síntomas: Cometer delitos para conseguir dinero para jugar. Sentirse inquieto o irritable al intentar reducir o dejar de jugar. Jugar para escapar de problemas o sentimientos de tristeza o ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento más eficaz para la ludopatía?

El tipo de tratamiento más estudiado para el trastorno del juego es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Este tipo de tratamiento intenta cambiar los pensamientos y comportamientos que son fundamentales para mantener un patrón de conducta (por ejemplo, el trastorno del juego).

¿Cuáles son los síntomas de la ludopatía?

Necesidad de apostar con cantidades de dinero cada vez mayores para conseguir la misma emoción. Intentar controlar, reducir o dejar de jugar, sin éxito. Sentirse inquieto o irritable cuando se intenta reducir el juego. Jugar para escapar de los problemas o aliviar los sentimientos de impotencia, culpa, ansiedad o depresión.

Línea de atención a la adicción al juego

La ludopatía es una situación en la que una persona es incapaz de resistir el impulso de apostar y esto lleva a consecuencias perjudiciales en el frente personal y social de un individuo. La ludopatía es de naturaleza repetitiva y la persona no puede dejar de jugar por ningún medio. La persona intentará conseguir dinero de cualquier manera para jugar y se sentirá incómoda o irritada ante la idea de dejar de jugar.

La ludopatía es una situación grave, que puede causar grandes pérdidas y daños a una persona desde muchos puntos de vista. Hay que tomar todas las medidas necesarias para controlar la ludopatía.

Adicción al juego

El tipo de tratamiento más estudiado para el trastorno del juego es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Este tipo de tratamiento intenta cambiar los pensamientos y comportamientos que son fundamentales para mantener un patrón de conducta (por ejemplo, el trastorno del juego). El objetivo de la TCC para la ludopatía es identificar y cambiar las “distorsiones y errores cognitivos” que se asocian con el juego excesivo y sus secuelas adversas. Para la ludopatía, la TCC puede incluir al menos cuatro componentes (a) corrección de las distorsiones cognitivas sobre el juego; (b) desarrollo de habilidades para la resolución de problemas; (c) enseñanza de habilidades sociales; y (d) enseñanza de la prevención de recaídas. Hay una serie de ensayos de TCC que sugieren que es una forma eficaz de tratamiento de la ludopatía.

Las estrategias de mejora de la motivación (por ejemplo, el asesoramiento motivacional; la reducción de la resistencia) son estrategias terapéuticas breves diseñadas para reducir la resistencia y aumentar la motivación para el cambio. Las estrategias de refuerzo de la motivación aumentan la motivación preexistente al mejorar la alianza terapéutica. Además, al atender la dinámica de la ambivalencia, los clínicos mejoran la calidad del tratamiento; los proveedores de tratamiento establecen un contexto terapéutico que resuena con las motivaciones mixtas del cliente hacia su objeto de adicción (por ejemplo, el juego). Estas intervenciones suelen acompañar a otros tipos de intervenciones como complemento; sin embargo, los clínicos pueden utilizar las intervenciones de refuerzo motivacional por sí solas. Los estudios sobre el refuerzo motivacional sugieren que produce cambios clínicamente significativos en la conducta de juego y en las experiencias de los síntomas. Los estudios de una sola sesión de terapia de refuerzo motivacional encontraron que los beneficios asociados a este tratamiento persisten hasta 12 meses después de la intervención. Se necesitan estudios con períodos de seguimiento más largos para determinar si esos efectos clínicos se extienden más allá de un año.

Test de adicción al juego

La mayoría de las personas que apuestan no tienen un problema de juego, pero algunas personas se convierten en jugadores compulsivos en algún momento de su vida. Las personas de este grupo pierden el control de sus apuestas, hasta el punto de que esto repercute negativamente en su vida.

Las personas con adicción al juego no pueden controlar su impulso de apostar, aunque estén perdiendo mucho dinero. Están dispuestos a arriesgar algo de valor con la esperanza de que el retorno sea más valioso.

Si es usted adicto al juego, las consecuencias pueden ser pérdidas económicas, quiebra, pérdida de empleo, falta de vivienda, problemas de salud mental y ruptura de las relaciones personales. Pueden ser graves no sólo para usted, sino también para los miembros de su familia y para sus amigos y socios.

Si está cuidando a una persona con adicción, es importante que también siga cuidando de sí mismo. Visite el sitio web de Carer Gateway o llame al 1800 422 737 (de lunes a viernes, de 8 a 18 horas) para obtener más información.

La terapia cognitivo-conductual consiste en analizar la lógica que subyace al juego, como las probabilidades de ganar, las creencias sobre la suerte y la habilidad en los juegos no basados en la destreza, y la probabilidad de “perseguir” el camino de vuelta a la seguridad financiera.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad