¿Qué es la baja inhibición latente?

¿Qué es la baja inhibición latente?

Significado de la inhibición latente

Este artículo necesita la atención de un psicólogo/académico experto en el tema.Por favor, ayude a reclutar uno, o mejore esta página usted mismo si está cualificado.Este banner aparece en artículos que son débiles y cuyo contenido debe ser abordado con precaución académica.

La inhibición latente es un proceso por el que la exposición a un estímulo de escasa o nula importancia impide que se formen asociaciones condicionadas con ese estímulo. La capacidad de ignorar o incluso inhibir la formación de la memoria, impidiendo el aprendizaje asociativo de los estímulos observados, es una respuesta automática y se cree que evita la sobrecarga de información. La inhibición latente se observa en muchas especies, y se cree que es una parte integral del proceso de observación/aprendizaje, para permitir que el ser interactúe con éxito en un entorno social.[Como referencia y enlace al resumen o texto]

La mayoría de las personas son capaces de cerrar el flujo constante de estímulos entrantes, pero las que tienen una inhibición latente baja no pueden hacerlo. La hipótesis es que un nivel bajo de inhibición latente puede causar psicosis, un alto nivel de creatividad[1] o ambos, lo que suele depender de la inteligencia del sujeto[2][3] Se cree que las personas con una inteligencia superior a la media son capaces de procesar este flujo de forma eficaz, una capacidad que ayuda enormemente a su creatividad y a su capacidad de recordar acontecimientos triviales con increíble detalle y que los cataloga como casi genios creativos. Los que tienen una inteligencia inferior a la media, por el contrario, son menos capaces de procesar esta corriente, por lo que son más propensos a padecer enfermedades mentales[4] Aun así, muchos individuos que tienen un alto nivel de inteligencia y una baja inhibición latente padecen diferencias mentales.

¿Es buena la baja inhibición latente?

Como puedes adivinar, los psicólogos tienen un término para ignorar lo irrelevante; lo llaman “inhibición latente”. Un equipo de ellos en Harvard ha descubierto que los estudiantes que puntúan bajo en este rasgo aparentemente vital son mucho más propensos a ser creativos que los que sobresalen en sacar cosas de su mente.

¿Cómo sabes si tienes una baja inhibición latente?

Una persona con un nivel normal de inhibición latente es capaz de desconectar la información que la experiencia ha demostrado que es irrelevante. Sin embargo, una persona con un nivel bajo de inhibición latente no lo hace tan bien. Presta atención a lo que puede convertirse en una cantidad abrumadora de estímulos.

¿Cómo se consigue una baja inhibición latente?

Se ha demostrado que los altos niveles del neurotransmisor dopamina (o sus agonistas) en el área tegmental ventral del cerebro disminuyen la inhibición latente.

Ejemplo de baja inhibición latente

Este estudio se centra en la inhibición latente, un mecanismo de la atención selectiva, como base biológica de la creatividad en los escolares. El objetivo principal de este estudio es conocer si los bajos niveles de atención afectan positivamente a los niveles de creatividad que manifiestan los alumnos de entre 9 y 12 años. El diseño de este estudio es no experimental con un enfoque cuantitativo transversal explicativo-correlacional. Para alcanzar el objetivo planteado, se seleccionaron varios centros educativos ubicados en Murcia, en los que 476 alumnos participaron en un test de creatividad (PIC-N), un test de atención (D2), y otro test sobre inteligencia en función del nivel educativo (BADYG/E2r o BADYG/E3r). Los resultados obtenidos mostraron que la atención selectiva correlacionaba negativamente con la creatividad gráfica, entendiendo que detrás de ella se encuentra la inhibición latente, y que cuando se dan ciertos niveles de inteligencia, esta correlación negativa aumenta. De este modo, se demuestra la existencia simultánea de sujetos creativos y desatentos.

Signos de inhibición latente bajos

Para intentar siquiera explicar qué es la inhibición latente baja, creo que es vital que se comprenda el término “inhibición latente”. La inhibición latente es un término que se utiliza para explicar cómo nuestra observación de un estímulo familiar (por ejemplo, algo que vemos, oímos, olemos, sentimos o probamos y que ya hemos probado antes) tarda más en adquirir significado que un estímulo nuevo. Es esencialmente una herramienta mental que desarrollas para experimentar el mundo de forma manejable. Utilizas la inhibición latente en tus interacciones cotidianas con el entorno.

Por ejemplo, considere cómo experimenta el pomo de una puerta. Estás familiarizado con los pomos de las puertas y con su funcionamiento, con su finalidad y, en la mayoría de los casos, un pomo no te interesaría lo suficiente como para prestarle atención. ¿Por qué debería hacerlo? Ya sabes cómo funcionan y los has visto antes. Tu cerebro aplica la misma regla a los distintos tipos de picaportes en todo tipo de puertas: “Está ahí para que yo pueda abrir esta puerta”. No se cuestiona la elección de los picaportes ni se analizan los detalles de por qué se eligió ese picaporte en particular, porque si el cerebro tuviera que hacer esto cada vez que se presenta un nuevo estímulo, no sería capaz de hacerlo y se sobrecargaría. Por eso tenemos la inhibición latente. Nos permite distinguir los pomos conocidos de los desconocidos para poder simplificar nuestra experiencia del mundo.

Baja inhibición latente adhd

La inhibición latente es un término técnico utilizado en el condicionamiento clásico para referirse a la observación de que un estímulo familiar tarda más en adquirir significado (como señal o estímulo condicionado) que un estímulo nuevo[1] El término “inhibición latente” se remonta a Lubow y Moore[2] El efecto de la LI es “latente” en el sentido de que no se exhibe en la fase de preexposición del estímulo, sino en la fase de prueba posterior. “Inhibición”, aquí, connota simplemente que el efecto se expresa en términos de un aprendizaje relativamente pobre. El efecto LI es extremadamente robusto, apareciendo tanto en especies de invertebrados (por ejemplo, abejas[3]) como de mamíferos que han sido probados y a través de muchos paradigmas de aprendizaje diferentes, sugiriendo así algunas ventajas adaptativas, como la de proteger al organismo de asociar estímulos irrelevantes con otros eventos más importantes.

El efecto LI ha recibido varias interpretaciones teóricas. Una clase de teoría sostiene que la preexposición a un estímulo intrascendente da lugar a una menor asociabilidad para ese estímulo. La pérdida de asociabilidad se ha atribuido a una serie de mecanismos que reducen la atención, que luego debe readquirirse para que el aprendizaje proceda con normalidad[4]. Alternativamente, se ha propuesto que la LI es el resultado de un fallo de recuperación más que de adquisición[5]. Tal postura defiende que, tras la preexposición del estímulo, la adquisición de la nueva asociación con el antiguo estímulo procede con normalidad. Sin embargo, en la etapa de prueba, dos asociaciones (la asociación estímulo-sin consecuencia de la etapa de preexposición y la asociación estímulo-consecuencia de la etapa de adquisición) se recuperan y compiten por la expresión. El grupo no preexpuesto al estímulo obtiene mejores resultados que el grupo preexpuesto porque para el primer grupo sólo hay que recuperar la segunda asociación.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad