¿Qué es un contrato conmigo mismo?

¿Qué es un contrato conmigo mismo?

Autocontrato pdf

“Pensando en los buenos comportamientos en materia de salud, hay muchas cosas que sabemos que ayudan a prevenir problemas de salud a largo plazo, como mantenerse físicamente activo, beber con moderación, no fumar y comer bien. Así que nos fijamos objetivos de salud. Pero a menudo descubrimos que hay un desfase entre nuestros objetivos y nuestros comportamientos reales”.

En el estudio -publicado por el Journal of Behavioural and Experimental Economics- se pidió a 97 de los 197 participantes en el programa de pérdida de peso “Shape Up” del Ayuntamiento de Camden que firmaran un contrato escrito semiformal en el que se comprometían a asistir durante las 11 semanas. El estudio también recogió datos sobre la edad, el sexo, la dieta, la experiencia previa de ejercicio y las actitudes hacia la salud de los participantes.

Los resultados muestran que aquellos a los que se les ofreció el contrato de compromiso tuvieron mayores tasas de asistencia y finalización, y el contrato fue especialmente eficaz para aquellos que informaron de más actitudes de salud a corto plazo al comienzo del estudio. Sin embargo, la investigación afirma que no hay pruebas de que la firma del contrato afecte directamente a la pérdida de peso.

¿Qué contrato tienes contigo mismo?

Un autocontrato es un tipo de compromiso en el que escribes lo que quieres conseguir y cómo lograrlo. A menudo, también establece claramente las recompensas por completar el contrato, así como las penalizaciones por romperlo.

¿Puedo tener un contrato conmigo mismo?

La respuesta sencilla es SÍ. Puede redactar sus propios contratos. No es necesario que los redacte un abogado. No es necesario que tengan una forma o un tipo de letra determinados.

¿Qué se entiende por contrato personal?

El término “contrato personal” puede describir muchos tipos diferentes de contratos. Puede describir un contrato que obliga a una sola persona, en contraposición a un grupo o empresa que la persona representa. También puede referirse a un contrato que sólo vincula a la persona y no a sus herederos, sucesores o cesionarios.

Ejemplo de contrato propio

Soy un verdadero creyente de que son los pequeños cambios cotidianos que hacemos los que colectivamente dan lugar a grandes cambios. Así que este año, en lugar de crear una nueva serie de objetivos y resoluciones, he decidido crear un contrato. Se trata de un contrato conmigo misma, sobre los comportamientos y perspectivas cotidianas que puedo incorporar para poder crecer – para poder ser la mejor versión de “mí”, que puedo ser.

Sí, esos stilettos tienen un tacón ligeramente diferente a los que ya tienes en tu armario, y sí, son preciosos. Pero te olvidarás de esos zapatos en una temporada, y podrías haber gastado ese dinero en un viaje en el que habrías conocido a gente nueva y saboreado un recuerdo enriquecedor para tu corazón. Invierte en experiencias, no en cosas.

¿Conoces esa sensación de resistencia y duda que has ignorado todos estos años? Pues es hora de empezar a escuchar. Has pasado por suficientes situaciones de la vida y has conocido a suficientes personas como para darle a tu intuición la confianza y el respeto que se merece. La próxima vez que tu instinto te diga algo, no pongas excusas para justificar su silencio. Escucha.

Contrato personal

Aunque puede tener la oportunidad de negociar antes de llegar a un acuerdo, es habitual que le ofrezcan el mismo contrato o uno similar al de los demás. Es lo que se conoce como contrato tipo. Hay leyes que le protegen de las cláusulas contractuales abusivas en los contratos de consumo estándar, en los que tiene poca o ninguna oportunidad de negociar con el comerciante.

El periodo de reflexión es una salvaguarda diseñada para dar a los consumidores la oportunidad de cambiar de opinión sobre una compra o un acuerdo que han hecho. Usted tiene derecho a un periodo de reflexión cuando adquiere bienes o servicios a través del telemarketing o la venta a domicilio.

Autocontrato por objetivos

Cualquiera de estas situaciones, y muchas otras, requieren el uso de un contrato para asegurarse de que todas las partes comprenden sus funciones y responsabilidades. Recuerda que un acuerdo de mano entre dos partes, incluso entre amigos o familiares cercanos, no suele ser válido ante un tribunal si surge una disputa o alguna de las partes incumple su parte del acuerdo.

Selecciona un tipo de contrato y empieza a redactar el acuerdo. Incluye los nombres de cada parte en el párrafo introductorio, así como la información de contacto de todas las partes implicadas. Asegúrate también de indicar la fecha de inicio del contrato y cuándo expira.

A continuación, añada una lista detallada de los términos y definiciones clave que aparecen en el contrato. Esto ayuda a evitar ambigüedades y a aclarar imprecisiones. Por ejemplo, para simplificar, el redactor del contrato puede utilizar las palabras “producto del trabajo” en todo el contrato en referencia a los bienes o servicios ofrecidos. Sin embargo, es importante definir desde el principio los bienes y servicios exactos que constituyen el “Producto del Trabajo”.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad