¿Cómo saber si un traductor jurado es oficial?

¿Cómo saber si un traductor jurado es oficial?

Diferencia entre traducción certificada y jurada

Si necesita traducir documentos importantes, lo primero que debe hacer es contratar a una agencia de traducción profesional para que le ayude. Pero antes de iniciar el proyecto, debe saber qué tipo de traducción busca.

Las traducciones certificadas son realizadas por empresas de traducción acreditadas que garantizan la calidad y la precisión de la traducción. Significa que la agencia de traducción ha emitido un certificado que garantiza que el documento final se corresponde con la versión original.

Para que el país de destino reconozca la exactitud de sus documentos, éstos deben ser oficiales ante la ley. Documentos como los certificados de nacimiento, los contratos de trabajo y los diplomas suelen requerir traducciones certificadas (o juradas). Por eso debe preguntar a la institución correspondiente qué tipo de documentación debe presentar exactamente.

¿Cuál es la diferencia entre traducción certificada y jurada?

La certificación, un paso hacia la autentificación

En este caso, la certificación significa verificar que el traductor está acreditado por una autoridad legal. A diferencia de una traducción jurada, que sólo requiere las habilidades de un traductor experto, la certificación requiere una tercera parte que verifique la calidad de la traducción.

¿Qué se considera una traducción oficial?

Según la Asociación Americana de Traductores, “una traducción certificada es una traducción acompañada de una declaración firmada que atestigua que la traducción es exacta y completa según el conocimiento y la capacidad del traductor.” También se conoce como “Certificado de exactitud” y lo prepara el …

¿Qué son los traductores jurados?

Una traducción jurada es un documento que ha sido firmado y sellado por un traductor autorizado (jurado). Los traductores jurados son lingüistas que han sido nombrados por las autoridades judiciales para realizar traducciones oficiales. Una traducción jurada tiene el mismo valor que cualquier otro documento oficial ante la ley.

Traductor jurado cerca de mí

La traducción jurada de un documento contiene varios elementos obligatorios. Debe incluir una declaración de que se trata de una “copia certificada y fiel del original”, junto con el sello y la firma del traductor jurado. El traductor debe indicar claramente su nombre completo, la designación de “traductor jurado” (o certificado, etc.) y las lenguas para las que su traducción es jurada.

Si se requiere, la firma del traductor en una traducción puede ser certificada por el alcalde en su ayuntamiento. El documento debe dejar claro que se trata de una traducción y especificar la lengua en la que se escribió originalmente el texto. El formato debe ser lo más parecido posible al del documento original.  La paginación debe estar claramente especificada y debe indicarse el final del documento. Estas precauciones contribuyen a proteger el contenido del documento evitando añadidos fraudulentos.

El país de destino suele estipular que las traducciones juradas de un documento oficial deben realizarse a partir del documento original y no de una copia. Este requisito debe tenerse en cuenta en el plazo de entrega de la traducción. Los clientes pueden ser reacios a suministrar documentos oficiales originales por el tiempo extra que conlleva o por la preocupación de posibles pérdidas o robos. Sin embargo, un traductor jurado puede negarse a trabajar a partir de un documento electrónico o una fotocopia. El traductor tiene derecho a exigir el acceso directo al documento original para trabajar con tranquilidad.  Se trata de una petición razonable y demuestra la integridad del traductor jurado y el cumplimiento de las normas vinculadas a este estatuto, ya que el traductor no tiene ninguna garantía de que las copias recibidas sean realmente idénticas a la copia impresa del documento que se le ha facilitado en el momento de constituir y certificar el expediente. En caso de discrepancia entre la copia y el original, el traductor considerará el documento como no válido y no podrá aplicar su sello.  Por regla general, el plazo de entrega de la traducción comienza a partir del momento en que el traductor recibe el original en papel del documento que debe procesar.

Definición de la traducción jurada

Si necesita traducir documentos importantes, lo primero que debe hacer es contratar a una agencia de traducción profesional para que le ayude. Pero antes de iniciar el proyecto, debe saber qué tipo de traducción busca.

Las traducciones certificadas son realizadas por empresas de traducción acreditadas que garantizan la calidad y la precisión de la traducción. Significa que la agencia de traducción ha emitido un certificado que garantiza que el documento final se corresponde con la versión original.

Para que el país de destino reconozca la exactitud de sus documentos, éstos deben ser oficiales ante la ley. Documentos como los certificados de nacimiento, los contratos de trabajo y los diplomas suelen requerir traducciones certificadas (o juradas). Por eso debe preguntar a la institución correspondiente qué tipo de documentación debe presentar exactamente.

Prześlij opinię

Es importante recordar que ningún otro tipo de traductor en Polonia puede ofrecer traducciones juradas reconocidas oficialmente. En la legislación polaca no existe nada parecido a la traducción jurada. En el ámbito de la traducción, un traductor jurado actúa de forma similar a un notario y está facultado de forma independiente para certificar documentos traducidos. Un traductor jurado lleva un registro llamado “repertorio”, en el que anota todas las traducciones que ha realizado. Se pueden encontrar más detalles sobre los traductores jurados en la Ley de la Profesión de Traductor Jurado, que es una pieza de legislación polaca que establece la profesión y regula las normas de la práctica profesional. Lo más importante es que dicha ley impone a los traductores jurados ciertas obligaciones que son de crucial importancia desde la perspectiva del cliente. Entre ellas se encuentran el deber de ejercer un cuidado especial en el desempeño de las tareas del traductor jurado, el deber de imparcialidad y el deber de cumplir las normas derivadas de las disposiciones legales. Además, el traductor jurado tiene una obligación legal de confidencialidad con respecto a los hechos y circunstancias de los que ha tenido conocimiento en relación con la traducción. También está obligado a mejorar su cualificación profesional.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad